Jueves 22 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 22 de Febrero de 2024 y son las 22:13 -

POLITICA

10 de enero de 2016

Opocialismo", el recurso de Massa para mantener el protagonismo

Líder de la fuerza opositora más cercana al Gobierno, irá con Macri a Davos y da apoyo en la provincia; desde el Congreso, cooperará pero también marcará límites
Sergio Massa recuperó el entusiasmo. No sólo porque protagonizó la foto política más importante en lo que va del año. Tampoco porque será, dentro de 10 días, el único dirigente de la oposición que acompañará a Mauricio Macri en su viaje a Davos. "En las últimas dos semanas, por mi oficina de Tigre y por mi casa de Pinamar pasaron más de 20 intendentes", repasa con sus allegados y da por cumplido así el objetivo fijado para el arranque de la nueva etapa política: mantener el protagonismo en una escena todavía marcada por la polarización.

"Opocialismo", el recurso de Massa para mantener el protagonismo

Líder de la fuerza opositora más cercana al Gobierno, irá con Macri a Davos y da apoyo en la provincia; desde el Congreso, cooperará pero también marcará límites

Sergio Massa recuperó el entusiasmo. No sólo porque protagonizó la foto política más importante en lo que va del año. Tampoco porque será, dentro de 10 días, el único dirigente de la oposición que acompañará a Mauricio Macri en su viaje a Davos. "En las últimas dos semanas, por mi oficina de Tigre y por mi casa de Pinamar pasaron más de 20 intendentes", repasa con sus allegados y da por cumplido así el objetivo fijado para el arranque de la nueva etapa política: mantener el protagonismo en una escena todavía marcada por la polarización.Para conseguirlo Massa apuesta a un camino lleno de riesgos y a un equilibrio difícil de sostener: el Frente Renovador ensaya el "opo-cialismo", una práctica que convirtió al massismo en la fuerza de oposición más cercana al oficialismo y más alejada de Cristina Kirchner. "Somos oposición. No vamos a traicionar el mandato de nuestros 5.200.000 votantes. Eso le tiene que quedar claro a todos", repite enérgico Massa, y destaca que fue el primero en cuestionar los nombramientos de Macri en la Corte Suprema. Pero enseguida sostiene que hoy no hay margen para los escenarios de amigo/enemigo. "La gente tiene la esperanza de que el Gobierno arranque", argumenta, para justificar lo que dirigentes de su espacio llaman "oposición de mano tendida."La estrategia política (la electoral vendrá más adelante) se completa con el acercamiento a los sectores del Frente para la Victoria (FPV) que resisten la conducción de Cristina, como Juan Manuel Urtubey y Diego Bossio, sus invitados para la foto de anteanoche, en Pinamar. El posicionamiento genera dudas en un sector del Frente Renovador. "Lo bueno es que estamos en sintonía con el ciudadano común, que quiere que le vaya bien al Gobierno. Lo malo es que Sergio está apelando a un electorado que ya está con Macri y se está alejando del sector mayoritario del peronismo", dijo a LA NACION un dirigente de la provincia de Buenos Aires.

El compromiso es sumar fuerzas en el PJ tras la cena de Pinamar

La intención de Massa, suele explicarles a sus dirigentes más cercanos, es erigirse en "árbitro de los excesos de Macri y de las locuras del kirchnerismo". Tiene con qué: en la Cámara de Diputados mantuvo el frente UNA y sumó a otros bloques provinciales, como el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y la bancada que responde al gobernador de Chubut, Mario Das Neves. Es un interbloque de 35 diputados que, en una Cámara dividida, resultará decisivo en la aprobación o el rechazo de los decretos de necesidad y urgencia (DNU).

Pero el massismo no es un árbitro neutral. Su cercanía al Gobierno es un dato de la realidad sobre la que diagraman sus planes macristas y kirchneristas. La alianza es evidente en la provincia de Buenos Aires: producto de un acuerdo con Cambiemos, el massista Jorge Sarghini preside la Cámara de Diputados bonaerense. Ese lugar, que pretendía el FPV, significa el manejo de la caja legislativa más grande del país. Además, el gobierno de María Eugenia Vidal cooperó para que el Frente Renovador accediera a puestos clave en organismos de control de la provincia. Massa avisa que en el Congreso la convivencia combinará momentos de cooperación con otros de distanciamiento. En el bloque que preside Graciela Camaño subrayan que el Frente Renovador no formó parte del grupo legislativo que intentó arrebatarle una silla en el Consejo de la Magistratura al FPV. "Vamos a acompañar sólo aquellas cosas con las que estemos de acuerdo", advierte Camaño. El objetivo de máxima de Massa es instalar su propia agenda: 82 por ciento móvil, imprescriptibilidad de delitos de corrupción y ley de derribo, al tope de la lista. Negociará con el Gobierno a cambio del respaldo del oficialismo a esos proyectos.

Mientras tanto, el massismo avanza en negociaciones con el oficialismo. El presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, ya les prometió que en caso de que se genere una vacante en la Auditoría General de la Nación (AGN), a partir de la impugnación judicial de las designaciones de los kirchneristas Julián Álvarez y Juan Forlón, el lugar será para el Frente Renovador. Ser opo-cialismo tiene sus beneficios.

 

Gabriel Sued

LA NACION

COMPARTIR:

Comentarios