Sábado 20 de Abril de 2024

Hoy es Sábado 20 de Abril de 2024 y son las 00:19 -

POLICIALES

24 de enero de 2016

Brutal crimen en Boulogne

Iba al cumpleaños de su abuela y lo mataron para robarle la motoTenía 33 años y trabajaba como mozo. Dos motochorros lo sorprendieron cuando estaba por tocar el timbre y le pegaron dos tiros. No hay detenidos.

Brutal crimen en Boulogne

 

Iba al cumpleaños de su abuela y lo mataron para robarle la motoTenía 33 años y trabajaba como mozo. Dos motochorros lo sorprendieron cuando estaba por tocar el timbre y le pegaron dos tiros. No hay detenidos.

 

Andrés Zamora Candia (33) trabajaba desde hacía poco como mozo en una confitería de San Isidro. El jueves a la noche era el cumpleaños de su abuela y él había comprado una torta para festejar junto a su familia. Alrededor de las 22.30 llegó en su moto hasta el lugar del festejo, apagó el motor y bajó como para tocar el timbre. Nunca alcanzó a entrar: dos asaltantes lo encararon y terminaron asesinándolo de al menos dos tiros. Luego se escaparon sin robarle nada. Ayer aún no había detenidos. 

El crimen sucedió en la noche del jueves en la calle Serrano al 2800, casi esquina Sarratea, en un barrio residencial de la localidad de Boulogne, partido de San Isidro. La Policía anoche se mostraba reticente a hablar de homicidio en ocasión de robo. Pero la familia de la víctima fue categórica. “Fue un asalto, no hay mucho más que podamos contar”, le dijo a Clarín el padre de Andrés.

 

“Todo pasó frente a la casa en la habíamos vivido siempre y en la que, con los años, sólo quedaron mi mamá y algún que otro hijo. Andrés venía todos los días, pasaba a visitar a su abuela. Quedó tirado acá, en la vereda, a dos metros de la puerta”, relató el padre de la víctima, Sergio Zamora. “Fue un robo, es algo bastante habitual acá. Aunque este es un barrio muy tranquilo, siempre pasan cosas”, agregó el hombre.

La víctima tenía cuatro hermanos y trabajaba desde hacía un mes como mozo en un local de la cadena de confiterías Alvear, cerca de la estación de San Isidro. Era soltero, no tenía hijos y vivía solo en un departamento alquilado, a tres cuadras de donde lo asesinaron. “Se dedicaba más a sus sobrinos que a él mismo”, recordó apenado su padre, que al momento del crimen aún no había llegado al festejo.

“Lo agarraron mientras se bajaba de la moto. Nadie vio absolutamente nada. Según comentó la Policía, le pegaron dos tiros con un arma calibre .380 y se fueron sin llevarse nada. El trabajaba casi todos los días, tenía un solo franco. La moto era bastante común, ni siquiera era de las más costosas. Conociéndolo a él, quizás haya intentado reaccionar cuando se dio cuenta de que estaban por robarle”, detalló. 

 

Según le aseguró a Clarín una fuente policial, todo se dio en el marco de un intento de robo. “La familia escuchó gritos, salió a la calle y lo vieron ya tirado en la vereda”, dijo uno de los investigadores. Otra fuente policial citada por Télam sostuvo que aún estaban buscando precisar si pudo haber existido algún otro móvil, ya sea una pelea o un ajuste de cuentas.

La duda se basaba en que los familiares –siempre según fuentes– no habrían escuchado amenazas antes de los tiros. Ellos comentaron que Andrés solía andar con un morral en el que llevaba su teléfono celular y la billetera. Y cuando fueron a su casa con la Policía, encontraron todo. Aún así, los familiares no tenían ninguna duda del intento de robo.

Un rato antes del crimen, la víctima había ido a jugar al fútbol con amigos. Agustín, su cuñado, contó al canal Crónica: “Lo que nos vamos a preguntar toda la vida es el por qué matarlo así por una moto. Nunca vamos a poder comprenderlo. El había traído una torta para festejar el cumpleaños de la abuela. Llegó tipo 22.15, escuché la moto y después vinieron los gritos”.

 El joven fue ejecutado a muy corta distancia. “Salí a la calle y vi a un tipo que se iba corriendo. Intenté alcanzarlo, pero se escapó en moto con el otro. Andrés quedó inconciente pero todavía estaba vivo”, detalló Agustín. Pero ya no se podía hacer nada para salvarlo. “Andrés era un tipo de muchos amigos, era el padrino de mi hijo Planeábamos festejar un cumpleaños, cantar, comer un pedazo de torta. Y terminamos así...

CLARIN.COM

COMPARTIR:

Comentarios