Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 12:06 -

POLITICA

2 de abril de 2024

Día del veterano: Milei no grita VIVA LA PATRIA. El manoseo de la causa Malvinas con fines entreguistas.

Hoy en el día del veterano, el pueblo argentino escuchó el primer discurso de Javier Milei respecto de la causa Malvinas. A la intencionalidad final del discurso de Milei, algunos podrían llamarlo, de mínima, provocación a la indignación, otros incluso, podrían llamarlo incitación a la violencia. Es que Milei, es el primer presidente que en un discurso del día del veterano de la guerra de Malvinas, utiliza la misma causa de Malvinas como latiguillo político. En lugar de utilizar la causa como motivo de unión nacional, Milei la manosea para derechizarla, bajo una supuesta bandera de libertad, que tiene como fondo, la bandera del entreguismo económico.

De esta manera, Milei, denostó a todo el arco político nacional, escupiendo la bilis y diciendo que en el reclamo sobre la causa de Malvinas, no ha habido ningún logro en las últimas décadas. Como dicen en el barrio, la pregunta que cabe hacerse es si Milei  ¿es o se hace?» Resulta imperioso saber si Milei hace las cosas con una premeditación que tiene como base el conocimiento o simplemente, se dedica a promover enconos, echar culpas, distraer la atención, todo con base a una ignorancia supina y de fondo, evadir las cuestiones importantes y no solucionar ninguno de los problemas que aquejan a la Argentina. Hasta el día de la fecha, salvo interesados en el plano exclusivamente económico, todos optan por la segunda opción.

Es que la Argentina se debate entre dos modelos entreguistas que se ayudan mancomunadamente y se excluye, como es lógico al MODELO ARGENTINO PARA EL PROYECTO NACIONAL.  El primer modelo es el del modelo progresista, que con verdades a medias y grandes mentiras, ha pregonado por la causa Malvinas sólo en los foros internacionales con la bandera globalista de la izquierda internacional. Hubo algunos logros importantes, relacionados a tal fin, como la extensión de la frontera marítima, donde se incorporó a la Plataforma Continental Argentina, 1.782.500 kilómetros cuadrados. Esto significa una ampliación del 35% del lecho y subsuelo marino que se encuentran bajo la soberanía argentina. Otro logro importante fue una incipiente presión diplomática  en los organismos internacionales para el diálogo por la soberanía, cuestiones a las que Milei no mencionó.

Sin embargo, le asiste la razón a Milei, que el gobierno anterior, más corrido a la izquierda, se dedicó a hacer “mala propaganda” de las Fuerzas Armadas, politizando una vez más la causa Malvinas, victimizando a nuestro héroes y culpabilizando a la dictadura. Milei hace lo mismo que el «kirchnerismo», pero más corrido a la derecha y con un discurso absolutamente falaz de supuesto «outsider» político. Por el otro lado, desde “la derecha” política, poco se ha hecho históricamente por la causa Malvinas, más que arrodillarse ante los poderes económicos, en gran parte dominados o al menos con mucho poder de decisión dentro de ellos, por parte del Reino Unido, Estados Unidos y los países satélites de la OTAN.

Es así, que en el discurso de la derecha internacional, no existe la independencia económica, para ellos la independencia económica, es la apertura indiscriminada del país a las importaciones, promover la toma de deuda y vender a precio vil los recursos nacionales, todo en nombre del libre mercado, que de libre en este contexto, no tiene nada.

No haremos historicismo aquí, pero si mencionamos que Milei, tiene como referentes a líderes británicos como Winston Churchill y Margaret Thatcher, y en lo vernáculo, a Carlos Menem, eso ya nos dice todo. Ha sido Menem, uno de los que más contribuyó a la entrega de la soberanía en el Atlántico Sur, donde actualmente tenemos una base nuclear del Reino Unido operando en nuestras Islas Malvinas. Menem también propició el saqueo total de recursos en los espacios circundantes, y que los gobiernos posteriores no hicieron nada por detener y  que dicho saqueo no sólo es realizado por Gran Bretaña, sino por muchos países, bajo la bandera de empresas privadas, todas relacionadas con entidades financieras, que a su vez, administran el negocio de la deuda pública de la Argentina.  El círculo de la ocupación, el saqueo y  de la deuda, cierra perfecto. Como dice don Atahualpa Yupanqui: «las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas». Es que además, a Carlos Menem le dijeron, “si querés plan de convertibilidad (dólares como deuda), hablá con la corona”. El arrodillarse ante la corona británica por parte de  Carlos Menem, el referente político de Milei, fue literal.  

No menos que eso pretende Javier Milei y la pregunta que cabe hacerse es cómo Milei puede salir a decir que va a reclamar por la soberanía de Malvinas, si tiene como ídolos a los líderes opresores y ocupantes y al vernáculo ex presidente Menem quien fue uno de los que más hizo para la entrega de los intereses nacionales. 

ACLAREMOS: NO, NO ES UNA ESTRATEGIA DE ENGAÑO AL ENEMIGO POR PARTE DE MILEI, ES UNA ESTRATEGIA DE SUMISIÓN Y ENTREGUISMO.

Según el discurso de Javier Milei en el día del veterano, para que la Argentina tenga soberanía, debe tener una economía pujante. Perfecto. El problema con la economía pujante en el ideario mileísta, es que la Argentina debe estar “abierta al mundo” y a los negocios privados de forma irrestricta, libre, sin gobierno, anárquico. Y es en esta anarquía, donde los más poderosos se sienten como pez en el agua. Que nadie los pueda enfrentar y hacerles oposición. Como bien dijera el General Perón, «la economía nunca ha sido libre: o la controla el Estado en beneficio del pueblo o lo hacen los grandes consorcios en perjuicio de éste». Es por eso que los poderes que controlan a Milei, quieren una economía de mercado, SIN ESTADO. 

Ya conocemos este latiguillo político de la derecha internacional: apertura indiscriminada de las  importaciones, destrucción de la industria de productos y servicios locales, reemplazo  de toda la cadena distribución, por productos de origen extranjero (con mano de obra, pero principalmente mano de obra barata y esclava EXTRANJERA), todo, en nombre de la libre competencia y del Dios MERCADO.

Milei no grita viva la patria.

Milei no grita viva la patria, como sería esperable en el día del Veterano de Malvinas.

En el «partido político» al que Milei representa, la derecha financiera internacional (digresión, internacional: que habita entre nacionales), Milei grita “viva la libertad carajo”. Milei, en el día del Veterano de guerra de Malvinas, no grita viva la Patria. Es que dentro de ese grito de libertad, vienen tácita y concomitantemente, los conceptos de sumisión económica y destrucción de la Patria

.*Opinión por Ariel Valloud

COMPARTIR:

Comentarios